Noceo

El nogal común es un árbol de hoja caduca, que pertenece a la familia de las juglandáceas, muy apreciado ya que se aprovechan en forma exhaustiva, tanto su madera como su fruto. En efecto, la nuez es un fruto estimado, con una visible presencia en la industria de la alimentación, gracias a que puede consumirse de muchas formas, ya sea fresco, seco o elaborado. De las nueces, incluso, se extrae aceite, con múltiples usos.

Pero, al mismo tiempo que todas estas bondades, el nogal tiene un secreto oculto: la juglona.

Al igual que el resto de sus parientes de la familia de las juglandáceas, el nogal tiene una estrategia para que otros árboles y plantas no le disputen el espacio, la luz ni el agua. Para ello, despliega un arma en forma de sustancia química —la juglona— cuya función es inhibir el crecimiento de otras plantas en su entorno inmediato.

Este mecanismo por el que el nogal segrega juglona por hojas y raíces, provoca la denominada alelopatía vegetal, que es precisamente la capacidad de evitar la competencia de otras plantas: les provoca estrés, y causándoles incluso la muerte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies