Conócenos

Déjate sorprender!!!

Como llegar

Sigue las indicaciones
No te perderas

Lugares

Aquí es donde vivimos
Bienvenidos

La Ponte 2019

Fiesta de interés turístico regional

Nuestra Historia

Arango ha sido fundado por Antonio Arango Baragaña y su mujer Marta Londelagrop, cuya habitación levantaron en el que más tarde fue Travesedo. Sus primeros pobladores se dedicaron al pastoreo.

La fecha de fundación es imposible saberlo con certeza. Hay que precisarla dentro de los diez primeros siglos después de Cristo. Antonio Arango y su mujer mandaron construir una capilla en honor a Santa Marta (desaparecida en 1700) en el lugar que hoy ocupa la panera de Casa Fosquera y en su frente se bifurcaron después los caminos de Sandamías y Puentevega. Denominándose a este último con el nombre de la santa.

A principios del siglo XII era señor de Arango Suero Vistario, progenitor de los Quirós. A mediados de centuria sucede a Vistario Pelayo Cuervo. En 1270 se reconstruye en la braña de San Vicente la ermita de su nombre, que se derrumba en el siglo XVIII. Se edifica de nuevo en Caunedo y el paso de la carretera borra su último vestigio.

Hasta el siglo XVI, existió una vicaría en la casa llamada de Lázaro. Desde entonces Arango se convirtió en parroquia. La Carril Bermeo, que cruza a Quintana y Allence, es el transito obligado de los peregrinos del nordeste de España y Europa que se dirigen a la ciudad del Apóstol; pasan en barca el río de Cornellana y atraviesan este valle que empieza a ser muy renombrado por su hermoso panorama, y sobre el camino real, en Quintana, se establece un convento de monjas. El edificio aún existe.

En este siglo es proclamado, en La Torre, señor de Arango Fernán Cuervo. En 1649 se termina la fabricación de la Iglesia de San Juan y arriba de Ia puerta se estampa el escudo de los Cuervos de Arango.

En 1665, sobre la capilla de la Virgen de Los Remedios, que por su situación se cree haya sido del castillo de Arango, hácese la parroquial que en un principio comprendió sólo el crucero de la izquierda, dándole más tarde la nave central y el crucero a la derecha; Ia pila bautismal data de 1785 y el pórtico y la espadaña del campanario es lo más moderno.

Dividía el río Aranguín el concejo, de Pravia de Allende (izquierda del curso del río), y Pravia de Aquende (derecho); y eran los prados de Surribero, del concejal perpetuo del Ayuntamiento, señor Inclán Arango. Dentro del valle encontramos el límite con el concejo de Salas, el” río Morato los separaba y el Traveseo y Rebollal pertenecían al último. En 1818, Guerra del Traveseo, hace de cantería el hermoso camino carretero de dicha localidad, para cruzar el Aranguín se construye “La Pontona” cuyo gran puente, fue subvencionado por el municipio de Pravia; y el de Salas en vez de contribuir a la obra, cedió al primero los mencionados caseríos de Traveseo y Rebollal.

Va tomando grandes proporciones la, industria de la manteca, que desde hace años se viene manufacturando en algunos locales, y en 1872 queda habilitada la hermosa y amplísima fábrica de Quintana, cuyo costo de construcción elevose, en aquellos tiempos, a la fabulosa cifra de 288 mil reales; Don Juan de Ia Llana da gran impulso al negocio, establece varias sucursales en la provincia y fuera de ella, y, con los Velardes de Salas y los Giles de Gijón controlan toda Ia producción mantequera de España. Hoy, la fábrica convertida en una casa señorial, no es más que un vago recuerdo.

En 1892 se anexiona a Arango la feligresía de San Pedro de Allence, que comprende dicho barrio, el de Prada, una parte de Quintana y otros menos importantes, quedando la parroquia tal y como es actualmente. Son los poblados más antiguos, después de la casa fundadora, los desaparecidos de Morujedo y Las Fornas, -con los que se perdió el símbolo inicial que tuvo Arango-, Allence, Puentevega, Quintana y El Travesedo, como asi mismo las casas de Lavandera, La Torre y Leiredo, y constituyen los más modernos La Juncal y San Pelayo.

El primer atributo del Valle lo formaba un brazo desnudo representando la fortaleza y el valor de sus habitantes, y una cabra las faenas pastoriles a que se dedicaban y los varios escudos que aún se conservan son los conocidos de los Cuervo de Arango con sus diversas variaciones familiares.

El Sol de Pravia, 10 de Septiembre de 1934

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies